sábado, 29 de julio de 2017

HELADO DE FRESAS CON NATA


Como estamos en plena época de calor imposible, os traigo un helado buenísimo, aunque reconozco que soy masoca y en pleno verano a 40 grados a la sombra sigo horneando, no lo puedo evitar!!. 

Bueno, a lo que íbamos...a pesar de que mi helado favorito es el de tutti frutti debo reconocer que este también está muy bueno, en casa desaparece en cuanto me descuido, así que hay que aprovechar de que aún hay fresas y ponernos manos a la obra, os aseguro que os encantará. Eso sí, os aconsejo que pongáis buenas fresas, o sea de las que saben a fresa y no de esas que no saben a nada, es fundamental para el buen resultado que estén dulces, maduras y buenas. Hay que tener en cuenta que no lleva aromas artificiales así que si no ponemos un buen producto no va a saber a nada.

Yo compro unas fresas ecológicas que están riquísimas, pero vosotros poner las que consideréis mientras estén buenas y dulces (me repito, ya lo sé, pero es que es importante).



INGREDIENTES

-500 gr. FRESAS (pesadas ya limpias)
-350 ml. NATA LÍQUIDA PARA MONTAR
-170 ml. LECHE CONDENSADA
-75 ml. AZÚCAR INVERTIDO

PARA LOS TROPEZONES
-220 gr. FRESAS (pesadas ya limpias)
-70 gr. AZÚCAR
-1 cucharada de ZUMO DE LIMÓN (10 ml.)

ELABORACIÓN

CON HELADERA (aparato especial para hacer helados):
-Trituramos las fresas y las mezclamos con la leche condensada y el azúcar invertido.

-Montamos la nata, no es necesario que esté muy montada. Mezclar todo intentando que la nata no baje demasiado. Introducir en el frigorífico unas hora para que la mezcla esté bien fría.

-Poner en marcha la heladera, verter la mezcla ya fría y en unos 20 minutos estará listo para añadir las fresas troceadas (tropezones), mezclar bien e introducir en el congelador. En cuanto endurezca ya podremos disfrutar de nuestro helado de fresas con nata super bueno!

Para hacer los tropezones:

-Calentar en un cazo las fresas cortadas en trocitos, el azúcar y el zumo de limón. Reducir el fuego y cocinar hasta conseguir una especie de mermelada espesa, hay que intentar que no se deshagan demasiado los trocitos de fresas. Dejar enfriar y añadir al helado, remover para que se integre bien todo.

SIN HELADERA:

-Por un lado montamos la nata.

-Por otro lado trituramos las fresas y las mezclamos con el azúcar invertido y la leche condensada. Mezclaremos todo (la nata y la mezcla de fresas).
-Introducir en el congelador, a la media hora sacamos y añadimos los tropezones de fresas que haremos de igual forma que la explicada arriba. De nuevo al congelador y sacaremos cada media hora, mezclaremos todo y volveremos a congelar, así unas 4 o 5 veces. Es la forma de hacer que quede más cremoso ya que no tenemos heladera.

NOTAS:
-Si no tenéis azúcar invertido, no lo ponéis y listo, no hace falta sustituirlo por nada.
Pero como es tan fácil de hacer yo os lo recomiendo encarecidamente, es único para múltiples usos, masas más esponjosas...helados que no se cristalizan....una maravilla!!

-Podéis probar antes y si lo queréis un poco más dulce añadir azúcar en polvo, remover bien.
Hay que pensar que los sabores congelados saben menos, menos sabor..menos dulzor...


Buen provecho!


4 comentarios:

  1. UMMMMMMMMMMMMMM qué rico¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. uhmmmmm se me hace la boca agua


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por pasar por aquí y por dejarme un comentario.
Os responderé aquí en el blog si es una duda sobre la receta, así la respuesta puede servir a otra persona.

Gracias ;-)