martes, 15 de julio de 2014

NEW YORK BLUEBERRY CHEESECAKE


Que en  Estados Unidos hay unas tartas maravillosas no es algo que no sepáis (sin desmerecer las nuestras por supuesto). Pero cuando os digo que de verdad son para comer una tras otra y que lo único que sientes en el alma es no tener el estómago de un gigante para que te quepan todas os estoy asegurando y confirmando que ciertamente son increíbles! Empezando por la tarta de manzana, pasando por el Red Velvet, siguiendo por la tarta de zanahoria y llegando a la tarta de queso, sobre todo la archi famosísima New York Cheesecake, eso sí, entre unas y otras no nos olvidemos de sus cientos de tartas de chocolate, las de calabaza..etc, eso sin mencionar sus increíbles pies (aunque aquí un pie es una parte de nuestro cuerpo sobre el cual andamos allí son divinos pasteles), pasteles de todo tipo, de fresas, de cerezas, de crema...de nueces...y un largo etc. interminable. 
¡¡Madre mía, se me hace la boca agua solo con pensar en todo esto!!

En fin, centrémonos en lo que hoy os traigo: ¡New York Cheesecake! ¡Ahí es na! Pero además con arándanos, en este caso es mermelada de arándanos que podéis sutituir por cualquier otra que os guste, aunque la más auténtica es esta.  

La New York Cheesecake se diferencia de las demás tartas de queso en que lleva muuucho queso, tonterías pocas! Así que no os asutéis cuando veáis que lleva más de 1 kg de queso, pero es que es así. Si queréis poner menos solo tendréis que dividir entre 2 los ingredientes y no olvidaros que en ese caso el molde tendrá también que ser más pequeño o no quedará alta. No le quitéis queso, o la hacéis tal cual o dividís todo por la mitad para hacer una tarta más pequeña, pero no hay que olvidar que estamos hablando de una NY Cheesecake y debe llevar mucho queso, si queremos que lleve menos, entonces nos centraremos en otra receta no en esta. 

El resultado de llevar tanto queso la convierte en una de las tartas más cremosas que probaréis, de verdad que está muy pero que muy rica. La hice para el cumple de una compañera de trabajo y les encantó a todos, lo cual resulta más que grato.

Otra cosa que se agradece es que es súper fácil de hacer, lo único que hay que tener en cuenta es que hay que esperar horas para comerla así que lo ideal es prepararla por la noche. 

Vamos allá con la receta.

*Vista en: Bakemania


INGREDIENTES

-230 gr. GALLETAS DIGESTIVE
-130 gr. MANTEQUILLA SIN SAL
-112 gr. AZÚCAR
-1 pizca SAL

-1100 gr. QUESO PHILADELPHIA
-20 gr. HARINA
-395 gr. AZÚCAR
-5 HUEVOS GRANDES
-2 YEMAS
-1 cucharadita RALLADURA DE LIMÓN
-1 cucharadita RALLADURA DE NARANJA
-1 cucharadita VAINILLA LÍQUIDA

-MERMELADA DE ARÁNDANOS
-2 HOJAS DE GELATINA

ELABORACIÓN

-Precalentar el horno a 250ºC.

-Engrasamos un molde circular (yo lo hago en uno rectangular) puede ser desmontable o no. Una vez engrasado lo forramos con papel encerado de horno, lo de engrasar el molde es para que el papel se adhiera mejor.
Hay quién solo forra la base y hay quién prefiere forrarlo todo. Eso ya a vuestra elección.

-Trituramos la galletas y las mezclamos con los 112gr. de azúcar, la mantequilla derretida y la pizca de sal. Quedará una mezcla granulosa. Vertemos en el molde y con las manos vamos aplastando y extendiendo hasta cubrir todo el molde, tanto el fondo como los laterales, si no podemos subir por todo el lateral hacerlo hasta donde podamos.

-En un bol grande, batimos el queso, la harina, el azúcar, la vainilla y las dos ralladuras. No sobre batir, solo lo justo para que todo se integre y el queso quede cremoso. Incorporamos los huevos y las yemas, batimos y lo mismo de antes, batir pero sin exceso, de lo contrario quedarán burbujas de aire y la tarta se romperá al sacarla del horno. Solo batimos mezclando bien todo y poco más. 

-Vertemos esta mezcla sobre la galleta. El molde quedará lleno hasta arriba, no pasa nada, no es una tarta que suba de tamaño.

-Introducir en el horno y hornear a 250ºC. durante 10-12 minutos, máximo 15. A continuación bajamos la temperatura a 95ºC.  Y dejamos así 1 hora. Apagamos el fuego y dejamos dentro con la puerta entre abierta hasta que se enfríe. Si vemos que el centro aún tiembla un poco no pasa nada ya que una vez frio se endurecerá. Una vez frio lo introducimos en el frigorífico durante 6h. o más, mejor dejarlo de un día a otro. 

-Unas horas antes de servir, ponemos las 2 hojas de gelatina a hidratar en agua bien fría 10 minutos. 

-Calentamos la mermelada. Secaremos la gelatina hidratada con papel de cocina y la metemos unos instantes en el microondas para que se derrita, la vertemos sobre la mermelada que la tendremos caliente pero no demasiado, removemos bien y vertemos sobre la tarta que aún la tendremos dentro del molde. Sin desmoldar la volvemos a introducir en el frigorífico.

-Antes de servir desmoldamos con cuidado, quitamos el papel y ponemos sobre una fuente. Hay que tener cuidado ya que es una tarta que pesa bastante y por lo tanto es fácil que se rompa al levantarla para quitarle el papel de la base, así que hay que hacerlo con cuidado. Si no habéis puesto papel en las paredes del molde, pasar antes un cuchillo para que se despegue.

¡¡¡¡Deliciosa!!!!

**TAMAÑO DE MI MOLDE: 22cm de largo x 19cm de ancho x 6cm de alto.

Buen provecho!!