miércoles, 3 de agosto de 2016

ARCHI FAMOSO PASTEL DE QUESO JAPONES DE 3 INGREDIENTES


Una vez pasado el boom de este pastel lo pruebo yo. Hace un tiempo atrás se puso muy de moda y blog que entrabas blog que estaba, todo el mundo decía maravillas de él pero yo he preferido dejar pasar el tiempo para probarlo, y como el tiempo ya ha pasado aquí estoy para decir mi opinión.

¿Realmente es tan bueno?, ¿Es tan fácil de hacer como dicen todos?, ¿merece la pena o no?...bueno pues, aquí está mi humilde opinión al respecto: No, no está tan bueno como dicen, no es tan fácil de hacer y no merece la pena hacerlo, ¿y eso porqué? Pues porque no está bueno, sino que está buenííííííísimo!, no es fácil sino facilíííííísimo!, y no es que merezca la pena sino que merece toda la pena! Menuda maravilla entre las maravillas! 

Yo que no las tenía todas conmigo me he quedado con la baba colgando a lo Homer Simpson. Su textura es la más suave y húmeda que probareis en vuestras vidas, es esponjoso hasta la médula y más allá, cuando lo pruebas apenas tienes que masticar porque prácticamente se deshace en la boca, en fin que es un pastel de queso mega esponjoso, tierno, suave y húmedo que no puedo más que aconsejaros sin duda alguna.

Por cierto...tengo que probar a hacerlo con chocolate negro y chocolate con leche o incluso añadiendo una cucharada de café soluble....MMmmm...



Allá va la receta que estan simple como esto:


-3 HUEVOS
-120 gr. CHOCOLATE BLANCO
-120 gr. QUESO BLANCO EN CREMA

-Precalentar el horno a 170ºC, meter dentro una bandeja grande con agua caliente.

-Separamos claras de yemas, las claras las ponemos en un bol, cubrimos con film de cocina e introducimos en el frigorífico (apenas las tendremos unos minutos en el frigorífico pero dicen que hay que hacerlo y yo lo hago)

-Ponemos el chocolate al baño maría (a mí me encanta para derretir el chocolate Lindor blanco de la marca Lindt)

-Mezclamos el chocolate derretido con el queso crema y añadimos las yemas.

-Montamos las claras a punto de nieve firme.

-Ahora vamos añadiendo la mezcla de yemas a las claras poco a poco intentando que las claras no bajen.

-Forrar el molde elegido que no debe ser de los desmontables porque si ponemos uno de estos se meterá en agua dentro. Lo forramos con papel de horno, tanto la base como las paredes. Vertemos la crema y ponemos el molde dentro del que teníamos ya en el horno con agua. 
Hornear 15 minutos a 170ºC, luego bajamos a 160ºC y horneamos 15 minutos más. Por último apagamos el horno y sin abrir la puerta para nada dejamos el pastel ahí dentro otros 15 minutos.
Cuanto más grande sea el molde elegido más bajito saldrá el pastel, cuanto más pequeño más alto. 

-Sacamos, desmoldamos y espolvoreamos con azúcar glas. Fácil, ehhh? :-)

NOTAS: 
En este vídeo tenéis un paso a paso por si queréis verlo, AQUÍ



Buen provecho!



3 comentarios:

  1. Ahhhh qué sustooooo cuando has dicho que ni era tan rico y todo eso.Cabrita!!!! Qué suspense jajjaajajjajajaa que bien te ha quedado yo le tengo muchas ganas!!!!!!.un besazo

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado de lujo. Yo lo hice hace tiempo pero no me quedó bien. Lo que sí me gustó fue su textura. Tengo pendiente volver a repetirlo sobre todo después de ver el tuyo.

    Besos

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por pasar por aquí y por dejarme un comentario.
Os responderé aquí en el blog si es una duda sobre la receta, así la respuesta puede servir a otra persona.

Gracias ;-)